Inicio » Sin categoría » 20 años en el Bíobio: ¡Villamávida está de cumpleaños!

20 años en el Bíobio: ¡Villamávida está de cumpleaños!

Dos décadas de existencia cumplió hace algunos días el programa Villamávida, de fundación Paréntesis. Fue en marzo de 1998 cuando la institución del Hogar de Cristo inauguró su primer centro  terapéutico residencial para personas en situación de pobreza que presentaban consumo problemático de sustancias de la Región del Biobío. Junto con el matinal “Buenos Días a Todos” de TVN, se  recaudaron los fondos necesarios para levantar dos centros terapéuticos: Villamávida en Concepción y La Tirana en  Iquique, siendo ambos los primeros en su modalidad fuera de Santiago.

Villamávida se instaló en lo que fue el Hogar de Protección de Niñas del Hogar de Cristo, ubicado en un sector rural de la comuna de Florida, a 33 kilómetros de Concepción. El mencionado programa se había trasladado a la capital penquista, dejando el espacio para que se emplazara el nuevo programa de Fundación Paréntesis. Las instalaciones existentes en ese entonces se habilitaron como oficinas y con los recursos de la campaña se construyó la residencia, acondicionando habitaciones, baño y todo lo necesario para que llegaran los primeros usuarios, que inicialmente fueron hombres adultos. Las mujeres se integraron tiempo después.

La iniciativa se generó debido a la demanda que existía por contar con un centro terapéutico gratuito para personas en situación de pobreza con consumo problemático de sustancias en su propio territorio. Hasta entonces debían trasladarse a Santiago.

“En esa época, en la década de los 90, la red de atención de programas terapéuticos a nivel nacional era precaria. Habían muy pocos a nivel nacional. Las personas era derivadas a los programas Manresa o Santa Ana en Santiago. Nos llegaba gente de Valdivia, Iquique, lo que era una mala práctica, porque es necesario el trabajo con la familia”, cuenta Paulo Egenau, director social nacional de Hogar de Cristo y entonces director ejecutivo de Paréntesis.

El primer director de Villamávida fue Jorge González, quien provenía del área social del Hogar de Cristo, específicamente del programa Manresa. En 1998, decidió partir a Concepción a liderar el nuevo equipo.

Paola Rivas, la actual Jefa del Programa Residencial Villamavida, comenta, emocionada, qué significa para ella en lo personal su labor: “Estoy agradecida  de la oportunidad  de liderar  este centro, junto a un equipo de profesionales que tiene  por misión acoger, apoyar y brindar atención a personas que presentan consumo problemático. Nosotros entendemos  que  el problema  no es el consumo, sino la falta de oportunidades,  por eso cada  día  nos esforzamos en responder  a las necesidades  de nuestros acogidos y sus familias,  entregándoles herramientas  y estrategias  para superar  la exclusión y la vulneración social a la que se han visto expuestos”. Paola aprovecha de proyectar cómo se viene este año para Villamávida y su comunidad: “Este 2018 será un año cargado de nuevos desafíos, guiado siempre por la convicción de seguir  creyendo en el poder  de las personas  para  cambiar  sus vidas”.

Paréntesis en Concepción ha tenido un crecimiento continuo en estos 20 años. La inauguración del Programa para Personas en Situación de Calle en 2008, el cual acoge a hombres y mujeres adultos que viven en calle, fue parte de ese desarrollo. Hoy estos dos programas terapéuticos en la Región del Biobío permiten a Fundación Paréntesis acoger y acompañar a cientos de personas. Hombres y mujeres adultos son atendidos gratuitamente por equipos multidisciplinarios, con muy buenos resultados, demostrando en estos 20 años que las personas tienen la capacidad de cambiar sus vidas.