Inicio » Noticias » Drogas: Más educación que tratamiento

Drogas: Más educación que tratamiento

Hace unos días canal 13 emitió un reportaje sobre el consumo de drogas en algunos llamados colegios de elite, evidenciando peleas callejeras, el denigrante estado de ebriedad y la exposición a riesgos de los jóvenes ante el consumo de sustancias. También dio cuenta de la preocupación que tienen los mismos estudiantes, sus profesores y padres frente a este tema.

Carlos Vöhringer. Director Ejecutivo Fundación Paréntesis.

 

El consumo de alcohol y otras drogas en los adolescentes no es exclusivo de un grupo social. Pasa en Santiago y otras ciudades, en sectores en situación de pobreza como en los que no. El asunto es que desde tiempos remotos que la adolescencia es vista como una fuente de problemas y riesgos, resaltando sus carencias antes que sus potencialidades y riquezas. No es de extrañar entonces que existan políticas y estrategias para este grupo enfocadas desde esa mirada, desde entenderlos como seres-humanos-repositorio-de-problemas. Peor es cuando son jóvenes excluidos socialmente.  

El consumo de riesgo de los jóvenes es sólo la punta del iceberg. Estas conductas, si bien merecen ser atendidas, pueden ser también la expresión de traumas, de experiencias adversas de las que alguna vez fueron o son protagonistas. Por eso la invitación es a romper con los prejuicios y ponerse en el lugar del otro, a brindarles contención y comprensión, a entenderlos en su conjunto y a permitir espacios de confianza y libertad que fomenten el diálogo.

Los padres en esta materia tienen un rol primordial. Mientras más involucrados aumentan las posibilidades de apoyar a tiempo en este camino de conocimiento y exposición a nuevas experiencias que tiene los jóvenes. Lo mismo para los colegios. En la medida que toda la comunidad escolar esté involucrada en esta causa, entregado información y herramientas de prevención, en vez de castigos o expulsión, mejor será la conducta que tendrán los jóvenes ante el consumo de sustancia.

El área de Asesorías y Servicios Clínicos de Fundación Paréntesis realiza desde hace años programas de prevención de tabaco, alcohol y otras drogas en diversos colegios del país. En ese contexto, el año 2015 realizó diagnósticos de consumo de alcohol con 2.750 estudiantes de colegios particulares y particulares subvencionados, de entre 7° básico y 4° medio, y de diversas regiones del país. El objetivo era conocer la opinión y mitos que los jóvenes tenían ante el consumo de sustancias.

¿Qué dijeron los jóvenes sobre el consumo de alcohol? Los estudiantes señalaron que el alcohol “es fácil conseguirlo para un menor de 18 años”, “se pasa mejor con alcohol”, “como que se transforma la gente”, “mientras más lo prohíben, más ganas de hacerlo”. Por último, los encuestados dicen que “está bien tomar controlado y a conciencia y después asumir consecuencias, saber los riesgos”. 

A los adolescentes les preguntaron también sobre qué les preocupa sobre el alcohol. Contestaron: “Mandarme un condoro y arrepentirme después”, “que un amigo quede botado y no saber qué hacer”, “quedar embarazada” y “cuando estás curado alguien puede herirte y no puedes defenderte”.

Otros resultados obtenidos demuestran que un 35% de ellos reconoció haber viajado en un vehículo conducido por una persona que estaba bajo la influencia del alcohol, un 17% olvidó lo que hizo a causa del alcohol, y otro 19% asumió haber consumido estando solo.

Los jóvenes tienen mucho que decir y hacer frente al consumo de alcohol y otras drogas. Es necesario que tanto en la familia como en los centros educacionales se abran las instancias de diálogo y escucha, en una conversación sin prejuicios ni castigos. Hoy los jóvenes piden a gritos nuestra atención. La mayoría de las personas que consumen, requieren educación más que tratamiento, porque, como dijo uno de los estudiantes en el reportaje de canal 13, “siento que la generación de nuestros padres, abandonó a la nuestra”.

 

Publicado en El Mercurio.