Inicio » Noticias » En Paréntesis asume nueva Directora Social.

En Paréntesis asume nueva Directora Social.

MgadalenaNotaPortadaWeb 

Magdalena Pardo, terapeuta ocupacional, se integra al equipo encargado de la gestión de los programas y proyectos sociales de la institución. Te invitamos a que la conozcas.

Un nuevo integrante se une al equipo de profesionales de Fundación Paréntesis. Desde comienzos de este mes, Magdalena Pardo Merino asumió como Director Social, liderando un área destinada a planificar, organizar, controlar y evaluar la gestión de los distintos programas y proyectos sociales de la institución.

Magdalena es terapeuta ocupacional de la Universidad de Chile, cuenta con un Diplomado en Salud Comunitaria para Países en Desarrollo en el Leidse Hogeschool (Leiden, Holanda) y Magíster en Políticas Sociales y Género del London School of Economics (Inglaterra). En su trayectoria profesional, posee una amplia experiencia en áreas de diversidad y exclusión, participación social, protección de derechos, educación y gestión de proyectos sociales. Además, es voluntaria activa de un jardín infantil en Cerro Navia.

¿Por qué estudiaste terapia ocupacional?

Llegué a terapia ocupacional de casualidad. En el preuniversitario quería estudiar muchas carreras, muy diversas. Y eso que interpretaba como que no sabía cuál era mi vocación, en realidad tiene que ver con que tenía múltiples intereses. Tengo en pausa, por ejemplo, estudiar teatro. Me gustaba kinesiología y en el “preu” una compañera quería estudiar terapia ocupacional. Finalmente, cuando postulé, no quedé para kinesiología, pero sí en terapia ocupacional y dije bueno, voy a probar. Tenían varios ramos en común y pensé en cambiar el próximo año. Pero me gustó esta visión más integral del ser humano, desde la terapia ocupacional tenemos una formación más holística y biopsicosocial.  Por eso me quedé.

¿Cómo llegas al área más social?

Tuve unas clases con un terapeuta ocupacional que trabajaba en una ONG que se llama EPES (Educación Popular en Salud), que estaba con una fuerte presencia en la población La Bandera y él nos hizo clase sobre educación popular en salud. Él se llama Eladio Recabarren y siempre digo que él me marcó mucho en mis opciones vocacionales, porque cuando vino a hacernos clases me llamó mucho la atención la mirada de la salud desde una perspectiva promocional, comunitaria, tan distinto a la formación clínica. Esto era extramuro, con la gente, una visión de empoderar a la gente de su proceso de salud o enfermedad, una salud entendida de determinantes de la salud. Cuando postulé a las prácticas solicité que me dieran cualquier centro, pero que quería irme a EPES. Y me fui a La Bandera a hacer mi práctica con grupos de monitores de salud, con gente súper potente, y eso me marcó. Había hecho práctica en psiquiatría, salud física adulto y Teletón, pero me gustó esta perspectiva de la salud, menos individual y más social.

¿Qué te motivó llegar a Paréntesis?

Sentí que había cumplido un ciclo en la Universidad de Chile y comencé a ver otras opciones. Prontamente vi esta oferta y cuando vi la descripción del cargo, creí que tenía todas las capacidades para ser un aporte a esta institución. En la universidad estaba en docencia en pre y postgrado, investigación y actividades de extensión en el Departamento de Terapia Ocupacional. La docencia es lo que me cuesta más dejar.

¿Cuáles son tus principales desafíos?

Primero es insertarme en lo que es la Dirección Social con todos sus programas. Estoy interiorizándome en lo que es el trabajo y aún me queda por conocer todos los programas. Me imagino que cada uno es un mundo distinto, con sus realidades distintas según la ciudad. Lo segundo es, en conjunto con el equipo, es cómo proyectamos el trabajo, desde una perspectiva de la centralidad de los usuarios, su dignidad, desde una ética de un trabajo bien hecho y cómo podemos proyectar esto al 2020.

¿Qué es lo que más te ha gustado en este primer mes?

Además de la paz que me inspiran estos jardines, me ha gustado la amabilidad de la gente que aquí trabaja. El clima que aquí se respira, la buena onda que existe. Es un lugar muy bueno para trabajar.